Fingers crossedUna de las peores cosas que le pueden pasar a un asesor – y por ende a su cliente – es tener sorpresas de último minuto. Recuerdo el caso de un cliente* ya en la etapa final de su proceso que recibió una comunicación de la Embajada de Canadá diciendo que ya no podrá inmigrar. La razón: el hijo de 20 años había sido arrestado en un retén después de una fiesta y tenía 90 mg de alcohol por centilitro de sangre en su sistema. Si rebasa los 80mg/Cl no puede entrar a Canadá por cinco años, a menos de dar unas vueltas complicadas.

Cuando le pregunté al cliente en la entrevista preliminar si alguien en la familia había tenido alguna situación con la policía me dijo que no. Cuando salió lo de su hijo me dijo que no había querido decirme porque le daba pena… Al momento de firmar un contrato de representación, el asesor y el candidato se convierten en una sola y misma entidad ante las autoridades canadienses. Por eso es importante que haya un vínculo de confianza y de transparencia entre los dos.

*En este blog cuando se habla de un cliente siempre se cambian detalles significativos que no permiten identificar a la persona, para respetar la confidencialidad.

One Response to “Diga la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad”

  1. […] está!Otras notas del blog de Yves que me resultaron interesantes: ¿Cuánto vale una asesoría?, Diga la verdad…Si esta nota te pareció útil o interesante… ¿Por qué no compartirla con tus amigos?Más […]




Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es