Casarse con un pasaporte

11 de enero de 2016, en Apadrinamiento, por Yves Martineau

Existen cerca de 70 programas de inmigración y aún así circula la idea que haciendo trampas los papeles van a salir mejor.

Siempre recordaré cuando empecé como consultor certificado. Una de mis primeras clientas* tenía una situación sumamente compleja y un estatus migratorio precario. Yo había trabajado durante semanas en su caso para que tuviera la mejor alternativa posible y todo iba por buen camino. Algún día esta clienta me dijo que le habían aconsejado casarse para que su esposo canadiense la apadrine y así obtener la visa de residente permanente. A pesar de mis recomendaciones ella pagó 6000 dólares a un señor para que aceptara casarse, eso sin contar todos los costos relacionados con la boda como tal.

Cuando me enteré de eso terminé la relación cliente-consulor.

Lea más »

El ministro canadiense de la ciudadanía, de la inmigración y del multiculturalismo Jason Kenney puso en pie dos cambios mayores en el programa de reunificación familiar de los esposos y parejas de hecho (comunmente conocido como sponsorship). Primero desde la semana pasada, una persona que haya obtenido la residencia permanente después de haber sido apadrinada no podrá apadrinar a otra persona hasta haber cumplido 5 años como residente permanente. El segundo cambio debería entrar en vigor en un mes y implica que una persona apadrinada que se separa o divorcia arriesga perder su residencia.

Lea más »


Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es