Canadá no reconoce el matrimonio por poder

5 de agosto de 2015, en *Trámites migratorios, por Mihaela Mindicanu

Matrimonio poderPara poder hacer cualquier solicitud de inmigración temporal o permanente como familia, se necesita mostrar la relación como pareja de hecho o conyugal (por al menos 12 meses) o presentar un acta de matrimonio. Desde el 11 de junio de 2015, el matrimonio por poder ya no es aceptado para trámites migratorios, sin importar el tipo de solicitud de inmigración. Este cambio de la ley tiene incidencia sobre todo para los procesos de apadrinamiento dentro y fuera de Canadá.

Lea más »

Tagged with:
 

Como escribimos en una entrada anterior, el Gobierno canadiense ha introducido un cambio en el proceso de apadrinamiento de parejas, en efecto desde el viernes 25 de octubre 2012.

El nuevo cambio tiene como propósito de evitar o al menos disminuir el número de casos de matrimonios de conveniencia y de fraudes al respecto. Ahora las parejas que, al momento de hacer la solicitud de apadrinamiento, habían estado en una relación durante dos años o menos y que no tenían hijos juntos, deberán demostrar la continuación de la relación durante los dos años que sigue la consecución de la residencia permanente por la persona apadrinada. De lo contrario la residencia podría ser revocada.

Lea más »

Tagged with:
 

Hasta que Harper nos separe…

29 de marzo de 2011, en Políticas y leyes migratorias, por Yves Martineau

El gobierno de Canadá tiene el proyecto de obligar a extranjeros que fueron apadrinados por su pareja canadiense a que permanezcan en la relación al menos dos años. Si terminan la relación antes de los dos años, podrían perder la residencia.

La medida tiene el propósito de evitar los matrimonios de conveniencia y en este aspecto estoy de acuerdo. Incluso escribí un post al respecto en enero. Pero algo me molesta en este proyecto de ley.

Lea más »

Tagged with:
 

Casarse con un pasaporte

11 de enero de 2011, en Apadrinamiento, por Yves Martineau

Existen cerca de 70 programas de inmigración y aún así circula la idea que haciendo trampas los papeles van a salir mejor.

Siempre recordaré cuando empecé como consultor privado. Una de mis primeras clientas* tenía una situación sumamente compleja y un estatus migratorio precario. Yo había trabajado durante semanas en su caso para que tuviera la mejor alternativa posible y todo iba por buen camino. Algún día esta clienta me dijo que le habían aconsejado casarse para que su esposo canadiense la apadrine y así obtener la visa de residente permanente. A pesar de mis recomendaciones ella pagó 6000 dólares a un señor para que aceptara casarse, eso sin contar todos los costos relacionados a la boda como tal.

Cuando me enteré de eso terminé la relación cliente-consulor.

Lea más »


Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es Visite nuestro sitio web www.artim.ca/es