El Blog de Martineau & Mindicanu

El divorcio y la inmigración

divorceUna pareja se casa con la intención que la relación perdure, sin embargo es sabido que una proporción importante de matrimonios termina en un divorcio. Para parejas que se casan en un país y luego van a vivir a otro, ciertas reglas sencillas pero esenciales son importantes de conocer para que su divorcio sea válido y por ende, un próximo matrimonio sea, también, válido.

La regla es que, sin importar dónde se celebró el matrimonio, la sentencia de divorcio debe venir de un tribunal que tiene jurisdicción donde al menos uno de los dos cónyuges había vivido durante el año anterior al divorcio.
Veamos el caso de Juan y Juana. Se casaron en Colombia en el 2009 y llegaron a Canadá en julio del 2013. En enero del 2015, nada funciona entre ellos y quieren divorciarse. Dado que se casaron en Colombia – piensan – deberían ir ante un tribunal colombiano para concluir su divorcio. Error! Si hacen eso, su divorcio no será válido en Canadá. Eso tendrá consecuencias particularmente importantes si cada uno, o uno de los dos, decide volver a casarse más tarde, pues sus futuros matrimonios no serán válidos dado que para casarse una segunda vez es imprescindible haber obtenido una sentencia de divorcia válida. Juan y Juana deberán divorciarse en Canadá dado que presentan su solicitud de divorcio en enero del 2015 y que viven en Canadá desde enero del 2014, durante el año anterior al divorcio.
Supongamos ahora que Juan y Juana se divorciaron en Colombia y vuelven a Canadá para seguir con sus vidas cada quien por su lado. En el inter, Juan retoma contacto con una novia que tuvo en la universidad, Joana, y una cosa conduciendo a la otra, se vuelven a encontrar y enamorar, y se casan en Colombia. Juan apadrina a Joana, presentando su nueva acta de matrimonio. Un año después, reciben la ansiada respuesta del gobierno canadiense, pero con una mala noticia; la solicitud es rechazada porque el oficial consideró que el matrimonio no solamente no era válido, sino que podrían incurrir en el delito de bigamia. La solución, probablemente, consistirá en pedir la anulación de su matrimonio con Joana, divorciarse de Juana frente a un tribunal canadiense, luego volver a casarse con Joana, y volver a depositar una solicitud de apadrinamiento. Seguramente un proceso triste, frustrante, demorado y costoso. De allí la importancia de divorciarse ante un tribunal que tiene jurisdicción donde al menos uno de los cónyuges había residido durante el año anterior al divorcio.


¿Necesita ayuda en su proceso?

Puede programar su consulta de asesoría personalizada aquí: www.artim.ca/es/consulta

image2


 
 

Suscribirse al boletín

Regístrese para recibir información de calidad, noticias y consejos sobre la inmigración a Canadá.

Para los servicios de inmigración canadienses

Ofrecemos asesoría migratoria en inglés, francés y español, y hablamos el lenguaje universal de la calidad y de la dedicación.

Si te gustó este artículo, ¡considera compartirlo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on mix
Share on stumbleupon
Share on digg

Una respuesta

  1. Buen día Yves, dos preguntas:
    1. En el caso de parejas con unión de hecho se aplican las mismas condiciones para formalizar la separación?
    2. Si la pareja estando en Canadá decide separarse o divorciarse, ya luego de tener ambos su residencia bajo el proceso de skilled workers (no apadrinamiento), cuánto tiempo debe pasar para hacerlo para que ninguno de los miembros de la pareja pierda la residencia?
    Muchas gracias por su respuesta

Los comentarios están cerrados.